Posteado por: eltabernaculodedios | 28 diciembre, 2010

LA VARA DE DIOS Y LA VARA AARON

LA VARA DE DIOS Y LA VARA DE AARON
Por: Paquita Santana

Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová. Éxodo 4:1

Cuando Dios llamó a Moisés para anunciarle que lo había escogido para sacar al pueblo de Israel de la esclavitud egipcia, Moisés le dijo a Jehová: ¨ellos no me creerán, ni oirán mi voz¨ (Exo. 4:1).
Antes de Jehová enviar a Moisés a usar su Vara, le mostró a Moisés que la vara en las manos de un hombre, no enviado por Él, se convertiría en serpiente.

Y el SEÑOR le dijo: ¿Qué es eso que tienes en la mano? Y él respondió: Una vara. La vara estaba en la mano de Moisés, cuando se le reveló esta Verdad. Veamos:

Entonces Jehová dijo: Échala en tierra. Y él la echó en tierra y se convirtió en una serpiente; y Moisés huyó de ella. Pero el SEÑOR dijo a Moisés: Extiende tu mano y agárrala por la cola. Y él extendió la mano, la agarró, y se volvió vara en su mano. Por esto creerán que se te ha aparecido el SEÑOR, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob (Exo. 4:1-5).

La Vara de Dios sería una señal de que la Palabra de Dios estaría en la boca de Moisés, cuando le hablara al pueblo. ¨Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que has de hablar (Exo. 4:12).
Cuando Aarón aparece en el relato, notemos que este hermano de Moisés, no fue llamado por Dios. Moisés deseó que estuviera a su lado, pues le dijo a Jehová que él era ¨tardo en el habla y torpe de lengua¨.
Entonces Jehová le dijo a Moisés que Aarón vendría a su encuentro:
Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que has de hablar. Pero él dijo: Te ruego, Señor, envía ahora el mensaje por medio de quien tú quieras. Entonces se encendió la ira del SEÑOR contra Moisés, y dijo: ¿No está allí tu hermano Aarón, el levita? Yo sé que él habla bien. Y además, he aquí, él sale a recibirte; al verte, se alegrará en su corazón. Y tú le hablarás, y pondrás las palabras en su boca; y yo estaré con tu boca y con su boca y os enseñaré lo que habéis de hacer. Además, él hablará por ti al pueblo; y él te servirá como boca y tú serás para él en el lugar de Dios (Exo.4:12-16)

1. Moisés puso las palabras de Dios en la boca de Aarón.
2. Moisés recibió directamente de Dios la palabra que debía hablar.
3. Aarón no fue llamado por Dios para hablar, aunque era elocuente.
4. Aarón salió a recibir a Moisés, como él quiso, y Jehová lo permitió.
5. La Vara de Dios debía estar sólo en la mano de Moisés, no en la mano de Aarón
.
Y tomarás en tu mano esta vara con la cual harás las señales (Exo. 4:17, Exo. 4:20,21).

Si estudiamos con diligencia la Palabra de Dios, aprenderemos de este relato específico, una gran verdad.
Y el Señor dijo a Aarón: Ve al encuentro de Moisés en el desierto. Y él fue y le salió al encuentro en el monte de Dios, y lo besó. Y contó Moisés a Aarón todas las palabras del SEÑOR con las cuales le enviaba, y todas las señales que le había mandado hacer (Exo. 4).

Notemos que Aarón salió al encuentro de Moisés en el desierto y lo besa. (Judas también besó a Jesús). Entonces Moisés le contó a Aarón todas las palabras y las señales que el Señor le había mandado que llevara al pueblo (Exo. 4:27,28)
Y Aarón habló todas las palabras que Dios había hablado a Moisés. Éste hizo entonces las señales en presencia del pueblo, y el pueblo creyó. Y al oír que el SEÑOR había visitado a los hijos de Israel y había visto su aflicción, se postraron y adoraron (vers. 30,31).

1. Aarón tomó el lugar que le correspondía a Moisés.
2. Hizo las señales en presencia del pueblo, y no en la presencia de Dios.
3. El pueblo creyó, no a la palabra de Jehová, sino a la de Aarón.
4. El pueblo se postró y adoró al oír el mensaje de Aarón.
Este desglose, está declarado en el próximo verso:
Entonces ellos dijeron: El Dios de los hebreos nos ha salido al encuentro. Déjanos ir, te rogamos, camino de tres días al desierto para ofrecer sacrificios al SEÑOR nuestro Dios, no sea que venga sobre nosotros con pestilencia o con espada (Exo. 4:3).
¿ Quién había salido al encuentro de Moisés?
Y él fue y le salió al encuentro en el monte de Dios, y lo besó (vers. 27).
Quien le salió al encuentro a Moisés en el desierto fue Aarón, y Aarón se convirtió en el dios de los hebreos. ¨Entonces ellos dijeron: El dios de los hebreos nos ha salido al encuentro.
Dios le estableció a Moisés cómo se daría todo el proceso mediante el cual Dios se revelaría con señales y maravillas a estas dos naciones; israelitas y egipcios.
Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: Mira, yo te hago como Dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. Tú hablarás todo lo que yo te mande, y Aarón tu hermano hablará a Faraón, para que deje salir de su tierra a los hijos de Israel (Exo. 7:1 y 2).
1. El Señor hizo a Moisés como Dios para Faraón.
2. Y le dijo que su hermano Aarón sería su profeta.
3. El Señor pidió nuevamente a Moisés que hablar todo lo que Él le mandara.
4. Aarón llevaría el mensaje a Faraón (Faraón representa al Enemigo)
5. Aarón era el profeta de Moisés, por voluntad y deseo de Moisés mismo.
6. Dios se llenó de ira, cuando Moisés quiso un profeta.
7. El mensaje de Dios PARA SU PUEBLO, fue puesto solamente sobre Moisés.
Vayamos ahora a la enseñanza que recibimos de la Palabra de Dios, sobre la Vara de Dios y la vara de Aarón (el profeta de Moisés).
Y habló el SEÑOR a Moisés y a Aarón, diciendo:
Cuando os hable Faraón, y diga: “Haced un milagro”, entonces dirás a Aarón: “Toma tu vara y échala delante de Faraón para que se convierta en serpiente.” Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón e hicieron tal como el SEÑOR les había mandado; y Aarón echó su vara delante de Faraón y de sus siervos, y ésta se convirtió en serpiente. Entonces Faraón llamó también a los sabios y a los hechiceros, y también ellos, los magos de Egipto, hicieron lo mismo con sus encantamientos; pues cada uno echó su vara, las cuales se convirtieron en serpientes. Pero la vara de Aarón devoró las varas de ellos (Exo. 7:8-12)
1. La escena tiene comienzo cuando Faraón (el Enemigo) habla.
2. Faraón ordena que ellos hagan un milagro (¨Haz que estas piedras se conviertan en pan¨, le ordenó a Jesús)
3. Aarón toma su vara, la echó delante de Faraón y sus siervos, y ésta se convirtió en serpiente. (la serpiente es símbolo del Enemigo).
4. Conectada a este milagro, está la obra de los sabios y hechiceros y sus varas (cada uno echó su vara), y todas se convirtieron en serpientes.
5. Aarón obedeció la orden de Faraón y la ejecutó. Su obra fue desenmascarada como la obra de Satanás, cuando su vara se convirtió en serpiente, así como la vara de los sabios y hechiceros.
6. Jehová no puso en la mano de Aarón su vara, sino en la mano de su Siervo Moisés (tipo de Jesús).
7. La Vara de Dios es símbolo de su Brazo extendido para Salvar.
8. Aarón tenía su vara, pero no era dirigida por Dios, sino por Satanás. Esta es la vara (poder) que Dios le permite a todo pueblo que no quiere escuchar la voz de Dios, directamente de su Hijo Jesucristo.
Con la Vara que Dios puso en la mano de Moisés, los israelitas y los egipcios verían las señales y maravillas de Dios, y el poder que posee sobre toda su creación (Exo. 7:3). La Vara de Dios sería una señal a aquel pueblo de que Jehová estaba al frente de la obra de Moisés. Entonces Jehová puso en las manos de Moisés una vara, y le dijo: Y tomarás en tu mano esta vara con la cual harás las señales (Éxodo 4:17). Luego, Jehová puso la misma vara que se convirtió en serpiente, en la mano de Moisés, y le dijo:
Preséntate a Faraón por la mañana cuando vaya al agua, y ponte en la orilla del Nilo para encontrarte con él; y toma en tu mano la vara que se convirtió en serpiente. Y dile: “El SEÑOR, el Dios de los hebreos, me ha enviado a ti, diciendo: ‘Deja ir a mi pueblo para que me sirva en el desierto. Mas he aquí, hasta ahora no has escuchado (Éxodo 7:15-16).
1. Cuando Moisés habla, y su boca menciona al Dios de los hebreos, se está refiriendo al Dios que lo llamó a ser su Boca, Jehová.
2. En el vers. 17, Jehová mismo le estaba diciendo a Faraón: ¨En esto conocerás que soy Jehová¨: He aquí, YO golpearé con la vara que tengo en mi mano el agua que está en el río y se convertirá en sangre¨.
En contraste, Aarón tomó su vara (vers. 19) pero extendió su mano sobre sus ríos, sobre sus arroyos, sobre sus estanques, y sobre todo depósito de aguas y sobre vasos de madera y vasos de piedra, que también se convirtieron en sangre. Y, como una continuación de los milagros de Aarón, le siguen los hechiceros y encantadores (Exo. 7:22).
El poder de Dios, a través de su Vara, se manifestó solamente en siete de estas señales: el río Nilo convertido en sangre (Exo. 7:20), la plaga de las moscas (Exo. 8:24), la muerte del ganado de los egipcios (Exo. 9:6), las úlcerás en hombres y bestias (Exo. 9:10), el granizo y la langostas Exo. 10:4y5 (una es continuación de la otra), las densas tinieblas (Exo. 10:22) y la muerte de los primogénitos de los egipcios (Exo. 11:5).
La plaga de las ranas sobre las propiedades de los egipcios Exo. 8:3 (casa, cámara, cama, casas de sus siervos, hornos y artesas) la produjo la vara de Aarón y el brazo extendido de Aarón. De igual manera, la plaga de los piojos (Exo. 8:16). Las ranas fueron criadas en el río y suben de éste.
Dios siempre quiso y quiere ser Él mismo, Quien hable con su pueblo. No obstante, el pueblo se empeña en tener a otro ser humano, igual a ellos (muchas veces vivo, pero la mayoría de los casos, muerto) que le hable en lugar de Dios. Esta será la razón por la cual Dios traerá sobre ellos lo mismo que ellos quieren a través de su profeta. Y aquí está el resultado, meditemos en él:

–Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros, porque a Moisés, ese hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Aarón les dijo: –Quitad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo se quitó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas y los trajeron a Aarón. Él los recibió de sus manos, le dio forma con un buril e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces ellos dijeron: –¡Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto! Cuando Aarón vio esto, edificó un altar delante del becerro y proclamó: –¡Mañana será un día de fiesta dedicado a Jehová! Y al día siguiente, madrugaron y ofrecieron holocausto y presentaron ofrenda de paz y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó regocijante (Exo. 32:1-6)

En Números 17, Dios nos reitera que la vara de Aarón reverdeció como señal para los hijos de rebeldía (vers. 8,10). Y les declaró que la Vara que florecería sería la del varón que Él escogiera (Zac. 3:8,Isaias 11:1)

El que tiene oídos, oiga. Dios te bendiga en esta hora y siempre.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: